Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Más información. cerrar

4.4125 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Voto 4.41 (120 Votos)

En este artículo vamos a describir el plan de viaje que realizaría, basándome en mi experiencia, en el caso de que fuera a viajar una semana de vacaciones a Cantabria. En principio, el orden no tiene porqué ser necesariamente el indicado, sino que probablemente en función del tiempo, cansancio,... iremos seleccionando una ruta u otra sobre la marcha.

Asumiendo que el visitante no conoce nada de Cantabria y que reservamos un alojamiento para toda la semana en Santander o alguno de los pueblos de alrededor (Liencres, Somo, Solares,...), este es el itinerario que realizaría:

Primer día:

Iríamos a visitar las villas marineras de la costa oriental: Castro Urdiales, Laredo y Santoña. Comenzaría mi visita en Castro Urdiales, visitando la zona marinera, el faro y la iglesia de Santa María, para a continuación irme a Laredo a ver la puebla vieja y realizar una excursión a la Atalaya para ver una preciosa vista de Laredo y Santoña, y por último iría a Santoña para realizar una visita a la zona del Buciero y el fuerte de San Martín y terminar en la playa de Berría. En función del día y de lo cansados que estéis, podéis parar a la vuelta a visitar la playa de Langre, cerquita de Somo y muy espectacular. Más información en Ruta por las villas marineras

Mirador de la Gandara

Segundo día:

En este día iremos a visitar una de las zonas menos conocidas pero no por ello menos espectaculares de Cantabria: El valle de Soba y el Asón. La ruta comienza con una visita a la Bien Aparecida, patrona de Cantabria. Si te gusta la espeleología, la zona de Ramales es tu paraíso particular, con kilómetros de cuevas subterráneas. Imprescindible parar en el pueblo de La Gándara y en el nacimiento del rio Asón, sobre todo en primavera y al inicio del verano que es cuando el rio lleva más agua y las cascadas son más espectaculares. Más información en Ruta por Soba y Asón

Tercer día:

Mirador de Mataleñas

Para descansar de dos días de mucho coche, y coger fuerzas para los siguientes días, el tercer día lo pasamos en Santander. Si hace un buen día, daros un paseo desde el paseo de Pereda hasta la península de la Magdalena por la avenida de Reina Victoria, y tras dar la vuelta a la península seguir hacia el Sardinero para terminar en el hotel Chiqui, este paseo hará que volváis enamorados de Santander. Si encima tenéis fuerzas para seguir andando y realizar la senda del faro, volverás sorprendido de los espectaculares acantilados que te puedes encontrar dentro de la ciudad de Santander, y visitareis mi mirador favorito de la ciudad: el mirador de Mataleñas. Para los que estén cansados, pueden coger tanto en el faro como en las cercanías del hotel Chiqui el autobús municipal que os devolverá al centro de Santander y allí terminar la jornada visitando el Centro Botín y tapeando por la zona de Peña Herbosa, Cañadio,... Más información en Rutas turísticas por Santander

Artículos relacionados

Buscador