Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Más información. cerrar

4.3030303030303 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Voto 4.30 (33 Votos)

El Ministerio de Medio Ambiente, en colaboración con el ayuntamiento de Marina de Cudeyo, ha creado una red de senderos para peatones y ciclistas que discurren por la costa de este ayuntamiento, permitiendo realizar al visitante una agradable caminata por el borde sur de la preciosa bahía de Santander.

Distancia: 7 kilómetros.
Duración: Una hora y media - dos horas.
Dificultad: Fácil.

Recomiendo realizar esta ruta a última hora de la tarde, para así poder disfrutar de las increibles vistas que ofrece este paseo de la puesta de sol sobre la bahía y la ciudad de Santander.

Para llegar a Pedreña, punto de inicio y final del recorrido, se recomienda coger la lancha de las Reginas que sale del embarcadero del paseo de Pereda de Santander y realiza la ruta Santander-Pedreña-Somo. La lancha realiza una agradable paseo por la bahía y tarda unos 20 minutos en realizar el recorrido Santander-Pedreña o viceversa.

También se puede ir en coche a Pedreña y aparcar en el embarcadero de esta localidad, punto de partida de la ruta. Pedreña está a unos 21 kilómetros de Santander por carretera.

Descripción de la ruta:

Nuestra ruta comienza en el embarcadero de Pedreña, lugar donde nació Severiano Ballesteros y donde nos deja la lancha de las Reginas. Si salimos hacia la derecha y nos dirigimos hacia el final del embarcadero, debemos girar a la izquierda por la última calle que nos encontramos, para a unos 100 metros de este lugar aproximadamente introducirnos en una playa, en donde a mano izquierda encontramos una pasarela de madera que corresponde al primer tramo del sendero. Tras terminar esta pasarela continuamos nuestro trayecto por una senda adoquinada que termina sacándonos de la costa por una antigua ermita que se encuentra en estado de ruina.

El siguiente tramo discurre por carretera, por lo que conviene tomar precauciones con los coches. En la ermita seguimos de frente y a unos 500 metros se encuentra un mojón en el suelo que nos indica la dirección al sendero. Éste se encuentra muy cerca de nosotros aunque un poco escondido, ya que deberemos tomar una calle arbolada a la derecha que no tiene ninguna indicación y que nos lleva hasta la depuradora de Pedreña, al poco de pasar una pequeña vaquería que dejamos a nuestra derecha.

Playa del embarcadero de Pedreña
Playa del embarcadero de Pedreña

En el siguiente tramo, de nuevo en una senda peatonal o ciclista y de un kilómetro y medio de longitud aproximadamente, nos dirigimos hacia el campo municipal de golf de la Junquera, el cual bordeamos siguiendo el camino marcado, que no tiene pérdida.

Una vez bordeado el campo de golf, comenzamos a realizar la subida de un acantilado, siendo éste el tramo con las vistas más espectaculares del paseo, pues al hacer cima tenemos a nuestra izquierda Peña Cabarga, justo enfrente Astillero, y de izquierda a derecha tenemos vistas sobre el aeropuerto, el puerto de Raos, Santander, la península de la Magdalena, la isla de Mouro, el Puntal y Pedreña, con lo que tenemos una perspectiva completa y privilegiada de la bahía de Santander. Al llegar al oleoducto, daremos la vuelta y volveremos por el mismo camino a Pedreña.

Anocheciendo en la bahía
Anocheciendo en la bahía

En total habremos andado aproximadamente unos 7 kilómetros y tendremos bien merecida, antes de irnos para casa, una buena comida o cena en los asadores que se encuentran situados justo al lado del embarcadero de Pedreña, disfrutando por ejemplo en el asador El Tronky de unos buenos productos de la zona, en especial las sardinas y las almejas de Pedreña.

Otras rutas y sitios de interés cercanos:

Rutas en coche:

Ermita derruida

Otras actividades:

Buscador