Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Más información. cerrar

4.25 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Voto 4.25 (26 Votos)

Para aquellos que no dispongan de transporte propio o no quieran venir en coche, Cantabria ofrece muchas alternativas para pasar una agradable semana moviéndose en transporte público. Lógicamente, la movilidad no será la misma que si viniéramos en nuestro propio coche, ni podremos hacer todas las rutas o alternativas que podríamos hacer con nuestro propio transporte, pero os propongo una serie de planes diarios para visitar una parte muy importante de la región. En principio, el orden no tiene porqué ser necesariamente el indicado, sino que probablemente en función del tiempo, cansancio,... iremos seleccionando una ruta u otra sobre la marcha.

Partiendo de la base que la zona costera de Cantabria está mucho mejor comunicada que el interior en transporte público, asumiendo que el visitante no conoce nada de Cantabria y que reservamos un alojamiento para toda la semana en Santander, este es el itinerario que realizaría en mi viaje:

Primer día:

En este primer día vamos a ir a visitar dos de las villas marineras de la costa oriental: Laredo y Santoña. Partiendo de la estación de autobuses de Santander, Autobuses Palomera o Turytrans ofrecen un servicio diario de autobuses entre Santander y Santoña cada hora aproximadamente. En Santoña comenzaremos nuestro paseo, y daremos una vuelta completa a la zona del Buciero y el fuerte de San Martín para terminar en el puerto de Santoña, donde cogeremos una lancha que nos lleva a Laredo. Al llegar a Laredo, la lancha nos deja en el puntal, justo en la punta más alejada del pueblo de la playa de la Salve, por lo que tenemos una buena caminata hasta llegar al centro histórico de Laredo, en donde daremos una vuelta por la Puebla Vieja y realizaremos una pequeña ascensión a la Atalaya para ver una preciosa vista de Laredo y Santoña. Para volver a Santander, cogeremos un autobús de vuelta de las compañías Alsa o Turytrans en la estación de autobuses de Laredo, que se encuentra situada a la salida de la Puebla Vieja, justo al lado del Ayuntamiento y que ofrecen un servicio de autobuses entre Laredo y Santander cada hora aproximadamente. Más información en Ruta por las villas marineras

Segundo día:

Santillana del Mar

En este día iremos a visitar una de las zonas más conocidas de Cantabria: Santillana del Mar y Comillas.

Para llegar a Santillana del Mar tenemos dos opciones:

  • Coger el tren FEVE (sale un tren cada media hora aproximadamente, son válidas las líneas Santander-Oviedo, Santander-Cabezón de la Sal o Santander-Puente San Miguel) y bajarnos en la estación de Puente San Miguel, tras unos 4 kilómetros de caminata llegaremos a Santillana del Mar. Cuidado de no bajarse en el apeadero de Altamira, que es un barrio de Torrelavega que tiene ese nombre pero no es nuestro destino.
  • Coger un autobús de Autobuses la Cantábrica en la estación de autobuses de Santander que nos lleva al pueblo de Santillana del Mar, hay uno cada dos horas aproximadamente que hace la ruta Santander-Santillana del Mar-Comillas-San Vicente de la Barquera.
Universidad de Comillas desde ...

En cualquier caso, tras visitar el museo Altamira (del museo Altamira al pueblo hay aproximadamente 2 kilómetros) y darnos una vuelta disfrutando del precioso pueblo de Santillana del Mar, podemos coger el autobús de la compañía La Cantábrica que nos lleva a Comillas. En Comillas nos daremos una vuelta por el pueblo, visitando el Capricho de Gaudi, el palacio de Sobrellano, la Universidad Pontificia y la playa de Comillas, y después de reposar la caminata cogeremos un autobús de La Cantábrica de nuevo que nos devolverá a Santander.

Más información en Ruta por las villas marineras y en Un paseo por Comillas

Atardeciendo en Cabo Mayor, al...

Tercer día:

Para descansar de dos días de mucho coche, y coger fuerzas para los siguientes días, el tercer día lo pasamos en Santander. Si hace un buen día, daros un paseo desde el paseo de Pereda hasta la península de la Magdalena por la avenida de Reina Victoria, y tras dar la vuelta a la península seguir hacia el Sardinero para terminar en el hotel Chiqui, este paseo hará que volváis enamorados de Santander. Si encima tenéis fuerzas para seguir andando y realizar la senda del faro, volverás sorprendido de los espectaculares acantilados que te puedes encontrar dentro de la ciudad de Santander, y visitareis mi mirador favorito de la ciudad: el mirador de Mataleñas. Para los que estén cansados, pueden coger tanto en el faro como en las cercanías del hotel Chiqui el autobús municipal que os devolverá al centro de Santander y allí terminar la jornada tapeando por la zona de Peña Herbosa, Cañadio,... o visitando alguna de las exposiciones del Centro Botín. Más información en Rutas turísticas por Santander

Artículos relacionados

Buscador