Ruta del Emperador Carlos V

En esta ruta vamos a recrear, en su parte cántabra, el último viaje que hizo el Emperador Carlos V por tierras españolas. En este último viaje el Emperador sigue el camino que unía la Villa de Laredo con la ciudad de Burgos, remontando la cuenca del Asón a través del puerto de Los Tornos, y supone la primera etapa del itinerario que le condujo hasta su retiro en en el Monasterio de Yuste, donde moriría el 21 de septiembre de 1558.

¿Qué vas a hacer en Cantabria?

Un poco de historia

Laredo constituyó uno de los principales puertos de la Corona de Castilla a lo largo de la Edad Media y Moderna, siendo punto de partida y arribada de personajes ilustres y reyes de España en sus viajes a Europa. El 26 de septiembre de 1556 llegaba a Laredo el Emperador Carlos V a bordo del «Espíritu Santo», acompañado de una escuadra de 56 buques. Tras permanecer en Laredo 6 días, el 5 de Octubre el cortejo real sale hacía Colindres, Limpias y Ampuero, dónde pernoctó el día 6. El día 7 lo emplearon para continuar por Lanestosa y el día 8 por Agüera. Al día siguiente llegaron a Medina de Pomar, camino ya de Burgos.

Comenzamos en Laredo

La ruta comienza en Laredo, distante a unos 50 kilómetros de Santander por la autopista A-8. Tras disfrutar de un agradable paseo por la Puebla Vieja, el puerto y la playa de la Salve cogeremos el coche para dirigirnos hacia Santander por la autopista, saliendonos de la misma por la salida a Colindres.

Laredo, desde la Atalaya

Colindres y Limpias, de camino a la Bien Aparecida

En Colindres nos pararemos a disfrutar de las maravillosas vistas que se tienen de la ría, así como del puente de Treto, proyectado por Eduardo Miera e inspirado por diseños de la escuela de Eiffel, en la antigua nacional Santander-Bilbao.

Salimos de Colindres para coger la nacional N-629 dirección Burgos, que ya no abandonaremos en el resto de la ruta. En Limpias, nuestro próximo destino, es muy recomendable hacer un alto en el camino en el parador, de reciente apertura, para tomarnos un café o un refrigerio en su bello jardín, y aprovechar la parada para visitar el Cristo de Limpias, de gran devoción por la zona.

Continuamos nuestra ruta hasta Ampuero, donde cogeremos una carretera bien asfaltada que nos llevará tras recorrer 4 kilómetros aproximadamente hasta el santuario de la Bien Aparecida, patrona de Cantabria.

Entramos en el valle del Asón

Volviendo a descender por este camino, continuamos nuestra ruta por la N-629 hasta Ramales de la Victoria, lugar donde se celebró la famosa batalla de Guardamino en la cual el general liberal Espartero derrotó al ejército carlista del general Maroto. Esta comarca del Alto Asón es conocida internacionalmente por la calidad y cantidad de sus cuevas, no en vano existen unas 4.000 cavidades catalogadas en esta zona, de entre más de 9.000 que existen en Cantabria, ubicándose algunos de los sistemas subterráneos más grandes de la región. Son famosas por sus yacimientos arqueológicos y sus pinturas prehistóricas cuevas como Covalanas, Cullalvera, El Mirón o La Haza.

Nada más salir de Ramales comenzamos a subir el puerto de los Tornos, considerado en la Vuelta a España de Primera categoría, con algunas duras rampas y bellos miradores. Tras llegar a la cima, realizaremos un suave descenso hasta el pueblo de Agüera, ya en la provincia de Burgos.

Mirador del Collado del Asón

Mirador del Collado del Asón

Y para volver

Para volver, tenemos dos opciones:

  • Para los menos intrépidos, volveremos a Laredo por la carretera N-629 por la que hemos venido.
  • Para los más intrépidos y aventureros, nos dirigiremos hacia Espinosa de los Monteros, donde se nos presentan tres alternativas:
    • Subir el puerto de Estacas de Trueba, para ir a Vega de Pas y visitar los valles pasiegos.
    • Subir el portillo de la Lunada, y visitar el circo glaciar del río Miera y Liérganes.
    • Subir el portillo de la Sía y visitar el valle del Asón, con sus impresionantes cascadas en Gándara y en el nacimiento del río Asón.

En cualquier caso, sólo recomendamos cualquiera de estas tres últimas alternativas, todas ellas de gran belleza, en el caso de que el día esté despejado, si se presenta la niebla en la carretera lo mejor sin duda es volver por la N-629, la mejor carretera de largo de todas las indicadas.

Para aquellos que quieran realizar la ruta en bicicleta, indicarles que de Laredo a Agüera hay unos 50 kilómetros, y que si estamos muy cansados hay estaciones o apeaderos de Feve de la ruta Santander-Bilbao en Ampuero y Gibaja (muy cerca de Ramales de la Victoria). Por otro lado, la Diputación Regional de Cantabria organizó esta ruta a pie en 1999, coincidiendo con el 500 aniversario del nacimiento de Carlos V. Dado el gran éxito que tuvo, la ruta se sigue celebrando todos los años a finales de Septiembre y dura tres días.

Mapa de la ruta del Emperador Carlos V

Actividades interesantes en Cantabria

Código de confianza

Si compras a través de algunos de estos enlaces, a ti te costarán lo mismo los productos y tours pero nosotros recibiremos una comisión que nos permite mantener esta guía y seguir escribiendo de forma independiente de Cantabria y Picos de Europa. ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio